martes, 7 de abril de 2009

¿Sólo el diablo se viste a la moda?



¿Por qué las mujeres tenemos una compulsión a comprar ropa, zapatos y carteras? Y la que lo niegue, es una flor de mentirosa. Aunque sea una hippie zaparrastrosa, se ahorra sus morlacos en el Ejército de Salvación. Y las modernas rebeldes se la gastan toda con los diseñadores de Palermo.

Nunca es suficiente, nunca es lo que realmente queríamos, nunca nos queda como suponíamos, se pasó de moda. Siempre hay una excusa para comprar más y más.

¡Y es FABULOSO! Abrir el placard y observar el tesoro. Acariciarlo. Probárselo, sólo para verlo puesto en nuestro cuerpo. Pensar en las infinitas combinaciones de las prendas y lo genial que van a quedar. Es un momento de intimidad absoluta: una mujer y su guardarropas.

Ver esos zapatos en la vidriera y darse cuenta que nuestra vida no tiene sentido sin ellos. ¡Y la cartera! Esa cartera que te transforma en la mujer perfecta, que a su vez te transforma en una mujer feliz. Porque te ves bien, espléndida, encantadora.

El final de "El diablo viste a la moda" es una vil mentira. Si todas nos pudiéramos vestir de D&G, haríamos lo que fuera.
Las fotos son de Isaac Mizrahi para la temporada otoño-invierno 2009-2010. Es un diseñador fantástico.

6 participan por el sorteo del viaje a Bora Bora:

Jole dijo...

Yo quiero ganarme 10 mil euros para vaciar el local de Hugo Boss!

D&G no me gusta!
The devil wears Prada!

Los jipis son los peores, que? nunca tienen un casamiento? Son los mas pendientes de su imagen.
Si no se ven saparrastrosos no valen!

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

Totalmente, Jole. Los hippies suck! Además te están relojeando todo el tiempo para prejuzgarte.

¿Alcanza con 10.000 euros? Me parece que nos quedamos cortas.

Saludos y ¡viva el buen vestir!

Ricardo dijo...

y el portaligas...

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

Viene incluido.

Ricardo dijo...

Es lo más caro, todo lo que te mueve desde la emoción no tiene precio... desde el portaligas hasta la bossa nova que estoy escuchando de fondo en tú blog.
Sólo que esa riqueza es para muy pocos, está reservada al mundo del sentir...

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

Por eso todos se quejan de su pobreza. Tengo mis discos, mis libritos y mi ropa. Con eso estoy hecha.
Ah! Y mi compu, porque paso en limpio lo de los cuadernitos.