domingo, 3 de mayo de 2009

Simulacros

Cuando nos veamos ¿vas a simular que de verdad querés estar conmigo?

Cuando nos veamos ¿me vas decir esas cosas lindas que quiero que me digas?

Cuando nos veamos ¿me vas a convencer de que esto es una buena idea?

Después de que nos veamos, por un rato, simulá que querés volver a verme.

Me hace sentir bien.

Vale ¿no?

11 participan por el sorteo del viaje a Bora Bora:

Ricardo dijo...

Preparte una buena música y un simulador de vuelo! ja

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

Sea serio, R. No prometa cosas que no puede cumplir.

Ricardo dijo...

Debes estar confundida, ó había un tipo parecido a mí...

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

¿Dónde?

Ricardo dijo...

un amigo invisible

Yeya dijo...

Uffa... Simulación, constante, atrayente y desconcertante; es casi un predecir incluso la sorpresa... es como sí, las palabras que ahora espera nunca serán dichas...
Aquí...apenas simulando, Un abrazo!!

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

Bienvenida, Yeya!

Hay un poco de esperanza en la espera de la simulación ¿no? Aunque sea por un ratito.

Saludos

maniática dijo...

¿y el sentirse bien es real o también es simulado?

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

maniática: sentirse bien es real porque a una la dejan contenta.

Besos

Gabriela dijo...

se me representò un marroc chiquitttitititiitito!! o un ùnico triangulito de toblerone....

y ese justamente es el tema con esas simulaciones es que siempre te quedas con ganas de màs....


Los simulacros estan bien.. pero recuerde que se rigen por la ley de la burbuja: adentro TODO, afuera LA NADA; y PLOP!!!

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

Es verdad, Gabriela. Pero por lo menos dura un rato. Después vemos...

Es cierto también que andar de simulación y simulación es muy trabajoso, pero es lo que hay.

Besos