lunes, 11 de mayo de 2009

¡Cuidado con el camión!

¿Por qué el señor Cachanosky hace estas cosas al principio de las semana? ¿Cómo hago ahora para llegar al viernes?

Quizás sea mejor así y el fin de semana, con ayuda de unos vinitos y la distancia del lunes, es más ameno.

Mi viejo insistía siempre (desde que me acuerdo, es decir, hace unos 25 años) con que había que bajar el gasto público.

Y todavía seguimos en lo mismo. Yo creo que esto se transformando en una utopía: somos un país del tercer mundo, populista, seudoprogre (porque ni siquiera somos progres verdaderos), no existimos y lo único que hacemos es mirarnos el ombligo.

¿Cómo vamos a hacer para "a) bajar el gasto público y hacerlo eficiente, b) establecer un sistema tributario que en vez de espantar atraiga las inversiones, c) adoptar reglas de juego en que la redistribución del ingreso se produzca por el mérito de cada uno para satisfacer las necesidades de la gente, d) un régimen de coparticipación federal por el cual los municipios coparticipen a las provincias y estas a la nación y una serie de medidas adicionales que permitan establecer reglas de juego competitivas."?

El 28 de junio hay elecciones (por ahora). Sospecho que no se producirá ningún cambio significativo ni positivo. El principal desafío va a ser llegar al 2011 sin morir en el intento.

5 participan por el sorteo del viaje a Bora Bora:

Gabriela dijo...

querida, ud arranca para el lado de los tomates si se plantea tanta cosa a estas horas del lunes.

Mejor pregúntesé con dos tildes) como vamos a hacer para lograr una dirigencia polìtica capaz de proponerse y hacerlo!

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

No lo puedo evitar, me levanto temprano y veo estas cosas.

Me lo pregunto, Gabriela, me lo pregunto. Y no se me ocurre cómo.

Tal vez debamos reemplazarlos por nosotros mismos. Cada día me convence más la idea.

Saludos

Gabriela dijo...

ah si .. veo que ud es como yo...
no le dan ganas de salir a patear puertas, tirar granadas y sentarse a gobernar a ud misma???

a veces creo que es la única solucion... pero me da un miedo que me epxlote algo en la mano!!

Ricardo dijo...

No entendí bien la relación con el asado, pero entendí muy bien las medidas que proponés y es la clave de la política argentina, pero te diría, de todo el mundo. La historia económica de los últimos cien años y seguramente de los que vendrán, pasan por bajar el gasto público y hacerlo eficiente. Hay mucho detrás de esta idea. Bastaría con leer "La Tiranía del Status Quo" de Milton Friedman de hace 20 años para entenderlo.
Está también en mi libro el malentendido, que nunca lo terminé, y se transformó en un blog de política de amor y sensibilidad, algo que nunca lo ví reñido con Milton Friedman...
Beso

Natalia, la capricorniana alegre dijo...

Por supuesto, Gabriela. Si hasta a mí se me ocurre alguna que otra idea. Y a estos guachos no se les cae ni siquiera una frase medio feliz.

Habría que usar un lanzallamas. Me da menos miedo que las granadas y es más espectacular, como si una fuera Rambo.

Ricardo: no se me ocurre solamente a mí; se le ocurre a Cacha, a vos y a un montón de gente más. Con 30 años de vida consciente en este país me alcanza y me sobra.
Mi blog se transformó en cualquier cosa, una gran miscelánea.
Besitos